Relatos

Prestado Por mi Ama por Jaime

Voy manejando mi carro por el centro de la ciudad.

Suena el celular, y contesto rápidamente:

Es mi dueña.

Al sentir su voz, pienso que debe ser urgente para que se haya dignado llamarme.

Me tiene aleccionado para que cuando ella diga aló, yo reconozca su voz y le conteste:

» A sus pies, mi ama!»

De lo contrario, ella me castigará.

Me excita y causa temor el pensar que se enoje conmigo, y trato siempre de no darle motivos de disgusto.

Aló, a sus pies, mi ama.! contesto.

«Mira, perro faldero, esclavo inútil: Necesito que estés hoy en el Hotel Hilton a las 9 p.m.

Una de mis jefes viene del exterior hoy y le ofrecí un esclavo para que pase varios días divirtiéndose con él y olvide el stress del trabajo.

Es muy importante para mí, ella es un poco mayor y mi futuro depende de que se sienta satisfecha del esclavo que le voy a prestar.Obedécela en todo.No quiero quejas ni reclamos de ella , al mínimo disgusto de su parte, te castigaré y te arrepentirás.

Si lo haces bien, a lo mejor te permito que me beses todo el cuerpo y me chupes la cuca un buen rato. Entendiste, animal?»

«Si, mi ama, le contesto, lo que Ud. ordene! Ud. dispone de mí como lo desee», le contesto.

«Bueno, ya sabes, a las 9 p.m. preguntas en la recepción por la Srta.Camila Sterling ,diciéndole que vas de mi parte. Ahora, apúrate, imbécil, que mi tiempo sí es importante!,despídete como un esclavo!»

«A sus pies, mi ama» OK:Chao.

Paso toda la tarde en medio de una gran expectativa, porque no imagino como puede ser esta ama ocasional que me envía mi dueña, y porque tengo miedo de fallar y no poderles cumplir.

Salgo del trabajo hacia la casa, y no tengo tiempo de comer.

Regreso al centro y llego al Hotel justo a las 9.55, con temor de retrasarme y ser castigado.

Hay una muchacha en la recepción. me mira de arriba a abajo y me dice:»La señorita Camila lo espera en la Suite 422.Me dejó dicho, que al llegar Ud,lo envíe.Que entre, se siente en el living y la espere mientras ella puede salir»

Subo, entro a la suite, al encontrar la puerta abierta y llego a un pequeño recibidor con varias silla, sofá, mesa y revistas en las esquinas.

Hay un ambiente de oscuridad, un solo bombillo lateral alumbra el espacio.

Dos puertas separan este salón de un salón más grande en el que otras puertas deben ser habitaciones.

Me siento en una de las sillas, inmóvil y espero al menos diez minutos.

Luego, las puertas se abren de repente y aparece mi ama ocasional.

Camina lentamente, con mucha seguridad y altivez que se deben al hecho de sentirse hermosa y además con poder sobre las personas.

Tiene el pelo largo, rojizo, una edad entre los 35 y los 40 años y una elegancia de aquellas personas acostumbradas a lo mejor.Observo en todo su cuerpo una piel suave, con pecas y vellos amarillos en las partes visibles.

Viste un vestido negro y ceñido donde se observa claramente la marca de unas tangas , sin nada arriba.El vestido es corto, al agacharse se notan sus senos y al caminar observo sus rodillas redondas y hermosas.

Calza zapatos de tacón altísimo con bastante facilidad a pesar de la alfombra gruesa que cubre toda la suite.

Se dirige hacia mí con cara de enfado, me mira lentamente, y me ordena:

«De pie!» al mismo tiempo que bate sus palmas para reforzar la orden.

No me saluda ni me hace ningún gesto de cortesía.

Me levanto un poco nervioso y asustado.

«Acércate!» su voz es delgada y delicada y no corresponde a una mujer de su edad.Parece la voz de una quinceañera mimada y caprichosa.

Pero sus gestos y ademanes son muy autoritarios.

No me sonríe.En su rostro se nota el hecho de saberse superior a mí y lo disfruta.

«Tu ama me ha prestado su juguete.Me ha dicho que eres un perrito faldero bastante domesticado» me dice.Si te entrenaron bien debes saber que las amas no permitimos miradas directas hacia nuestra persona.

Yo no las tolero, a menos que te lo pida directamente.Eso debes saberlo.

No tienes ningún derecho de observar a tu ama y menos mirarla a la cara como lo has hecho.

Tu mirada cuando estés frente a mí, debe apuntar al suelo, a mis zapatos, entendieste, estúpido esclavo?»

«Yo sí soy estricta y parece ser que mi amiga no te ha entrenado lo suficiente. Acércate más, perro!»

Me acerco otro poco más y siento su perfume, cuidando ahora sí de tener la mirada en los pies de mi ama.

Siento una cachetada fuerte en una mejilla y sin reponerme de la sorpresa, otra en la otra mejilla.

Las siento calientes y me arden.

Todo fué inesperado.

«Ahora, arrodíllate, perro sarnoso y me lambes los zapatos uno por uno como agradecimiento por mi trabajo de corregirte.»

Me arrodillo rápidamente sintiendo todavía el ardor en mis mejillas y comienzo por su zapato derecho.

Lo acerco con mi mano y veo que cometí otro error.»No me toques, animal , ni siquiera los zapatos sin mi permiso.Debes besarlos y chuparlos como puedas, aunque yo me mueva . Ese es tu problema y más vale que lo hagas bien.»

Acerco mi cara al otro zapato y comienzo mi labor aunque de verdad, los zapatos se ven relucientes.

Me canso en esa posición y trato de levantarme pero eso la enfurece otra vez.

«No te he dicho que te levantes, perro flojo y bruto! Continúa hasta que yo te lo diga!»

Sigo con el otro zapato por la punta, el tacón y los lados.Ella aparta sus pierna un poco para permitirme besar la parte interna de sus zapatos entre uno y otro.

Cuando está satisfecha,levanta un pié, lo apoya en mi hombro y me empuja bruscamente hacia atrás.Es repentino y caigo violentamente sobre mi espalda.

Entonces, la veo sonreír.Yo, la divierto, por fin!

Eso me agrada porque tengo que complacerla ,no debo hacer enojar a mi ama y no quiero que me castigue.

Me incorporo con la cabeza agachada, esperando que ella se dirija a mí recordando que no debo hablarle si ella no me habla primero.

«Así me gusta, pedazo de esclavo! Vas aprendiendo que eres un objeto que me prestaron hoy y no tienes derecho a hablar, opinar, a moverte, ni mirarme si yo no te lo autorizo, entiendes?»

Sí mi ama, entiendo.

«Quédate quieto mientras regreso» me dice, y sale hacia la cocina.

La veo de reojo regresar colocándose guantes de látex en las manos.

Al llegar junto a mí,me aprieta las dos nalgas fuertemente con las manos para comprobar su dureza, sin ninguna delicadeza.

Se da vuelta y me toma el miembro que se me endurece poco a poco, y lo empieza a revisar lentamente apretádolo desde abajo y jalándolo para observarlo detalladamente.Siento su jalón un poco brusco y me quejo, pero siento entonces una palmada fuerte en una nalga.»Silencio!» no quiero ningun ruido mientras inspecciono la mercancía que me prestaron, no me hagas perder la concentración, burro imbécil!Todo lo que tengo en las manos me pertenece ahora y lo voy a utilizar para divertirme y cre que lo haré cada vez que me venga en gana.

«Me divierte agarrar tu pequeño miembro,esclavo, me hace olvidar mis problemas de trabajo.Creo que mi amiga va a tener que cederme este esclavo cada vez que yo lo necesite, a lo mejor los fines de semana.

Le preguntaré si no tiene objeciones para afeitarte todo este pelo que tienes por las bolas, no quiero que se enoje si le deterioro su esclavo.

Ahora, mientras yo te observo te vas a desnudar, y te dejas las medias y los zapatos , ok?» Pasa para el salón de la suite, me dice abriendo las puertas que dan acceso a un salón grande con un enorme ventanal encortinado desde donde se divisa un paisaje marino totalmente azulado. Me señala un sitio en el centro del salón para que cumpla su orden.

Vamos, házlo ya!, dice dando otra palmada de forma impaciente.

Se sienta entonces en un sofá cruzando sus bellas piernas ,apoyando los brazos detrás de la cabeza mientras me observa apreciativamente.

«Ven acá,»me dice, como llamando un perrito para darle comida chasqueando los dedos.

Yo todavía no había empezado a desnudarme un poco aturdido por sus maneras autoritarias.

«En cuatro patas!» me grita viendo que yo me acercaba de pie.

értelo a colocar»

Al llegar cerca de ella, se acerca agarrándome la camisa por los costados y de un tirón, la rompe botándole algunos botones, luego empieza a rasgarla con determinación hasta quitármela toda violentamente.

«Un perro nunca lleva ropa! Dáme las gracias por ayudarme a desvestirte!»

Gracias , mi ama,le digo.

«Abre la boca ahora,me dice mientras se quita un zapato de su pie derecho y me mete el pie totalmente hasta la garganta de un solo envión.

Lo tiene un rato hasta que me siento presionado y sin aire, luego de lo cual lo saca con la misma fuerza.

«Ahora,lo vas a tomar en tus manos con delicadeza, y poco a poco vas a besar palmo a palmo todos los dedos, pasando la lengua con cuidado por las separaciones , no olvides la planta de abajo, el tobillo y tómate tu tiempo, animal,porque esos pies que tienes en las manos merecen la mejor atención de una bestia como tú.»

Comienzo y durante un largo rato me concentro en chupar cada dedo que tiene uñas muy cuidadas y rojas,sintiendo un saborcito un poco salado pero agradable.Además,es un pié pequeño y bello.A la altura del tobillo tiene una cadena delgada que lo envuelve dándole un toque de gracia.

Parece satisfecha observándome mientras se oye el chasquido de mi lengua.De reojo la veo recostarse en el sofá , con sus bellos ojos apuntando al techo y deja escapar un suspiro.Siento que disfruta mi trabajo y el hecho de tener totalmente humillado a sus pies a un esclavo dócil, sumiso y complaciente.

Yo dentro de mí agradezco que se digne permitirme tomar sus pies, besarlos y acariciarlos.

Me siento en éxtasis y quisiera que se prolongara mucho tiempo.

Pasa un largo rato y voy perdiendo la noción del tiempo, porque este bello pié me excita mucho.

Luego de un rato, siento un tirón fuerte en el pelo y la vocecita acaramelada de mi ama : «Empieza con el otro,esclavo,veo que te estás emocionando!»

Agarro el otro pié y empiezo a repetir mi labor, viendo que le agrada mucho y procura no demostrármelo,

Al cabo de un largo rato, me ordena:»Basta,esclavo, es suficiente .

Levántate porque esas rodillas ya no te deben aguantar!

«Camina hasta aquella esquina y te vas quitando el pantalón y el interior, pero te colocas luego los zapatos, dándole la cara a la pared»

Me quito el pantalón, el interior y me dejo las medias luego me coloco los zapatos.Pienso que ella me verá así un poco más ridículo,desnudo totalmente, pero con medias y zapatos.

Se acerca y me ordena acostarme sobre el espaldar de una silla, con el culo en alto y las manos apoyadas en el piso.

Mis pies quedan colgando y así siento expuestas totas mis partes íntimas a su disposición.Para mi gusto prefiero todo esto sin pelos, ni obstáculos para poder jugar.,creo que te voy a rasusar completamente si tu otra ama lo autoriza»

«Ahora, prepárate porque te voy a calentar esas nalgas con mis manos.

Lo haré porque quiero sentir el calor y porque espero con ello demostrarte que soy una ama estricta y te voy a domesticar a mi gusto, eso me encanta..Además,serás entrenado para recibir mis azotes o palmadas aunque no haya razón ninguna»

Al decir esto, empieza a darme fuertes palmadas en ambas nalgas alternativamente, siento el ardor y parece que a ella le gusta porque lo hace más rápido y con más fuerza cada vez.

Sólo se escucha el sonido y su respiración jadeante.El ardor se mezcla en mí con una sensación de placer por saber que mi ama lo disfruta y le pertenezco por ahora.

Al cabo de un rato se quita los guantes para sentir en sus manos el contacto directo con mi carne.

El ardor es banstante fuerte y siento que sus golpes aumentan de intensidad a cada momento.

«Tienes unas nalgas bastante blancas: pero cuando yo termine, estarán totalmente rojas.»

«Debes acostumbrarte a ser azotado frecuentemente porque eso me divierte y me excita, y porque es parte de tu entrenamiento como esclavo de mi propiedad.

«Además, estoy preparando el terreno para mi objetivo, que es el agujerito pequeño entre estas nalgas.Mi esclavo debe llevar cuando yo lo disponga, un dispositivo plástico insertado entre las nalgas, para recordarle que ese culito me pertenece y que cada vez que haga un movimiento, sienta en su interior la marca de su ama»

Al decir esto, siento que aparta duramente mis nalgas con las manos ordenándome:» Coloca tus manos una en cada nalga y las abres todo lo que puedas,manteniendote así hasta que yo te lo ordene. Ya!» Siento su orden acompañada de otra palmada.

En la posición en que me encuentro y con lo adoloridas que siento mis nalgas, se me hace difícil obedecerla.

Pero aún así, lo hago apartando mis nalgas todo lo que puedo.

Siento cerca su respiración mientras me examina detalladamente.

«Me encanta ese huequito virgen.Desde ahora, es mio y debes saber que lo voy a acostumbrar a mis caprichos.Apárta mas fuerte, que no puedo ver bien y necesito calcular el grosor del tubito.

Debo entrenarlo para recibir un kit completo, poco a poco.

Tu antigua ama no lo ha utilizado lamentablemente y está cerrado.pero yo lo haré adaptar al grosor que quiero introducirle .

Hoy vamos a empezar con un pequeño tubito que llevo entre mis cosas previniendo esta ocasión.

Te lo voy a meter ahora y lo vas a llevar con mi autorización hasta que yo te lo ordene.Si necesitas ir al baño y te doy permiso, te lo puedo quitar.

Si no se me da la gana, debes aguantar hasta que yo quiera»

«Agúanta las nalgas abiertas mientras regreso.

Sale hacia el cuarto y regresa con un pequeño tubo plástico ovalado en las manos, que debe tener unas 3 pulgadas.

Me lo enseña, ordenándome: «Bésalo y mójalo bastante con tu saliva, para que sea más fácil para tí.» Lo coloca en mi boca porque no me ha dado permiso para soltar mis nalgas.Con una mano lo introduce y con la otra me agarra por el pelo moviendo mi cabeza en un vaivén mientras me mete y saca el tubito en la boca.

Es puntudo y su grosor aumenta al fondo. sabe a caucho o plástico.

Al sentirse satisfecha, regresa a mis nalgas y al rato siento que poco a poco lo va introduciendo.

Para mí es una sensación un poco extraña.Siento que al entrar me hace doler un poco, pero me agrada.Luego, lo tengo todo insertado y entonces me ordena soltar las nalgas, y ponerme de pie.

Siento ese objeto extraño y un poco molesto para caminar.

«Lo vas a tener todo el día metido,para acostumbrar el huequito poco a poco»


«Ahora, vas a caminar con mucho cuidado y te arrodillas aquí a mis pies porque te voy a dar unas instrucciones:O.K? YA!

Así lo hago, me bajo con cuidado de la incómoda posición con ardor en las nalgas y una extraña sensación en mi recto.

Estas son mis órdenes: vas a limpiar mi cuarto. vas a tender la cama, cuidadosamente , vas a lavar minuciosamente el baño , vas a guardar la ropa que he comprado y vas a lavar mis pantaletas y sostenes»

«Quiero el trabajo bien hecho.Si encuentro algo que no me guste, vas a ser castigado»

Me tiende un delantal bastante femenino.,con tira para amarrar y encaje en la parte inferior.»Colócatelo!» Lo amarro a mi cintura,apenas me tapa el miembro y por supuesto, mis nalgas quedan a su vista.Cuando se me endurece el miembro,la tela se levanta y me hace apenar frente a mi ama.Eso la divierte.Se acerca, me lo agarra fuertemente mientras comprueba además que el tubo siga bien colocado.Una palmada más finaliza su inspección.

«Mi esclavo debe ser además mi mucama y mi sirviente.

«Hablaré con tu ama, mi amiga, porque de ahora en adelante te voy a entrenar con mucha dedicación y vas a tener que venir bastante seguido.Tengo mucho trabajo contigo para convertirte en el esclavo que necesito.

«Debes aprender a leerme el pensamiento, a obedecer rápidamente cualquiera de mis órdenes,, a estar dispuesto a mis pies en posición de saludo cuando me veas, a no hablar nunca si no te lo ordeno, a cuidar de mi cuerpo cuidadosamente.»

«Y además, a atender mis reuniones con amigas sobre negocios.Quiero exhibir mi esclavo humillado y sometido a mis pies, pero lo haré solamente cuando vea que estás totalmente domesticado.»

«El tubito entre el culo es solamente el comienzo de mis disposiciones para con todo lo que me pertenece.Luego, tomaré control total sobre tu miembro y no vas a botar ni una gota de semen sin mi permiso..


Te voy a colocar un cinturón de cuero, con una llave que solo tendrá tu otra ama y yo.
«Voy a analizar cuidadosamente cada vez que yo quiera la cantidad de leche que puedes producir, y sabré si no me has obedecido.Nadie más que yo y mi
amiga pueden utilizar este juguetico.Con el control cuidadoso que voy a llevar, sabré si me has desobedecido.
De ahora en adelante, cero masturbación sin mi permiso, y mucho menos sexo con nadie a menos que yo lo autorice, entendiste, cerdo?.»
Si, mi ama, como Ud. disponga.
«Ahora, de doy dos horas para que realices tus labores en mi cuarto y con mi ropa.Voy a estar en la sala examinando unos papeles de trabajo.Si escuchas una palmada, es señal de que algo se me ofrece.Debes correr en el acto, y arrodillarte en el suelo con la cabeza en el piso, esperando mi orden.
Esa posición la quiero siempre cuando termines alguna labor o cuando yo no te haya dado ninguna orden.
Si estás arrodillado, y no te ordeno nada, debes mantenerte así, sin mirarme ni molestarme hasta que yo lo decida, O:K?»
«No quiero repetir mis instrucciones nunca, porque eso me molesta.No me importa qué estés haciendo: cuando escuches la palmada, corres donde yo esté.
«Y, para mí, no tienes nombre.Eres mi cosa, mi propiedad.No esperes que te llame de ninguna manera,sólo los golpes de mis manos son el sonido que debes reconocer como tu llamado, por lo menos mientras estés entrenado, domesticado y te hayas ganado tu nombre de esclavo.
«Cuando llegue ese momento, te voy a marcar como mi propiedad y esa marca nunca la podrás borrar.Ya vere yo cómo y dónde será esa marca»
«Y otro cosa más:una mucama no puede tener esos zapatos masculinos.Te buscaré lo más apropiado»
Sale al cuarto y regresa con unos zapatos rojos de tacón un poco grandes para su bello pie.
«Estos los tengo guardados, como muchas cosas que vas a usar, porque hace tiempo he estado preparando la utilización de un esclavo en mi vida.
Tienes el honor de aspirar a serlo, y debes ganártelo.
Quítate tus zapatos y utilizas estos, mucama idiota!»
Me los pongo y al ponerme de pie, me siento ridículo y apenado. Creo que eso es lo que buscaba, porque la vuelvo a ver sonreír.Me encanta su sonrisa, y haría muchas cosas para que fuera más frecuente.Creo que la siento como una reina y su poder y autoridad femenina me subyugan.
«Ahora, al cuarto, mucama estúpida. Lo quiero limpio, ordenado y totalmente en orden.Nada de polvo por ningún lado.Y nada fuera de lugar.
Mi ropa interior, lavada y colgada, mis cosméticos en orden y mis zapatos guardados.Apúrate, criada imbécil»Siento otra palmada más en la nalga, que ahora es más dolorosa con el intruso en mi agujero.
Salgo caminando lentamente, por los tacones que no controlo y por el tubo insertado atras.Es verdaderamente humillante, pero me hace excitar totalmente el hecho de divertir y servir a una ama tan bella y autoritaria.Es algo que me produce un placer inigualable.
Su cuarto, como cuarto de hotel que es, es bastante sencillo, pero está totalmente en desorden. Vasos con agua, colillas de cigarrillo en los ceniceros,
ropa suya en la cama y hasta en el suelo.Paquetes de ropa sin abrir sobre una mesita, papeles sobre la alfombra .
En el baño, su ropa interior colgada cerca de la ducha, y parte en el suelo.
Sandalias en una esquina, jabones por varias partes, y cepillos de peinarse por otras.
Para mí es algo totalmente nuevo.Nunca me he colocado zapatos de mujer.Nunca he tenido un delantal puesto. Y nunca había sentido un objeto extraño entre mis nalgas. Y por añadidura, muy poco he aseado cuartos, ni siquiera el mío.
Pero, mi deber de esclavo me da fuerzas e imaginación , además de la excitación de saber que mi dueña es muy exigente y el miedo a su castigo me hacen ser eficiente.
Llevo una hora más o menos trabajando con dificultad por los motivos conocidos, cuando siento el ruido de una palmada,en la sala.
Inmediatamente, trato de correr, pero caigo en la alfombra al enredarse los tacones.Me incorporo, y salgo caminando penosamente y mucho más lentamente de lo que se espera de mi, creo.
Y así es! No le agradó a mi ama mi tardanza. Me postro a sus pies con la cabeza hacia el suelo y la mirada a sus zapatos.
«La demora en acercarte a mí, es una falta que más tarde vamos a corregir.
!Quiero agua fría, pero en una bandeja y con una servilleta.Ya!»
Salgo hacia la cocina, que no conozco aún a cumplir su orden.
Coloco el agua en un vaso, y la llevo lo más rápido que puedo.
La agarra por la servilleta, le mete el dedo, y se enoja
«Te dije fría, mucama de mierda!» Me la tira a la cara, mojándome de improviso.
«Eres totalmente imbécil o es que te gusta que te maltrate?»
«La quiero fría, y mas vale que no me hagas perder más tiempo.Además, mi cuarto todavía te espera.»
Vuelvo a la cocina, mientras siento su mirada furiosa en mi espalda.El objeto en mi culo se ha estado aflojando y ella debe haberlo visto, porque al regresar,luego de tomarse el agua, tira el vaso al suelo para verme recogerlo.Lo recojo y regreso a sus pies, como es mi deber.
Luego, me ordena voltearme y mostrarle otra vez las nalgas, que todavía me arden.
Las masajea y les pasa las uñas.Agarra el dispositivo y lo saca violentamente
mientras analiza la situación de mi pequeño agujero.Me mete los dedos varias veces hasta que parece estar satisfecha .»Corre a lavarlo bien y regresas para volvértelo a colocar»
Luego, lo coloca otra vez en su sitio y dándome una palmada más, me manda a terminar mis labores.

El trabajo en su cuarto y habitación, me toma una hora más.
Traté de dejar todo bien limpio, su cama tendida , sus zapatos en el closet, su ropa nueva colgada y la sucia en el lavadero.
Su ropa interior, la he lavado cuidadosamente, admirando sus tangas de fino encaje en varios colores y su olor de hembra rica y sensual
Mis movimientos han sido torpes por mi indumentaria femenina y el intruso en las nalgas, que me recuerda cada segundo a quién pertenecen.
Es una situación absurda y excitante...siempre la he deseado y ahora la disfruto.
En la sala, mi Ama lee sus papeles, lleva sus notas y no me ha interrumpido.
Pienso que es el momento de regresar a su presencia.
Camino a la sala y la veo inmersa en unos papeles, se ha puesto unos lentes que le dan un aire intelectual, suma y anota constantemente, y no siente mi llegada a sus pies.
Me arrodillo en la alfombra y entonces siento su mirada por encima de los lentes.
Los baja un poco, me examina con aire de crítica y se da cuenta que espero de rodillas, con mis manos en la espalda, la cabeza agachada, a que se digne dirigirse a mí.
Toma los lentes en la mano, juega con ellos un poco llevándolos a la boca, mientras me dice: «Terminaste, mucama?».
Sí mi Ama, cumplí su orden..
«Eso, lo veremos...levántate, y espérame en la habitación, veré qué hiciste»
Me incorporo mientras me siento observado con frialdad y me dirijo a esperar la revisión de mi Ama.
Llega al poco rato, caminando lentamente, los lentes en las manos y un cierto aire inquisitorio, mientras observa lentamente cada rincón del cuarto. .
«Espérame en el baño, te quitas el tapón, el delantal y los zapatos, y te acuestas boca abajo en el piso de la ducha...» me dice después de unos minutos de observación detallada en los cuales ha rodeado la cama, el closet, su tocador y las mesas al lado de la cama.
Algo no le ha gustado, pienso con cierto temor, mientras me dirijo al baño, y obedezco sus órdenes, colocándo todo en una esquina.
La escucho dando vueltas , se toma su tiempo, siento frío con mi pecho, mi miembro y mi cara pegados al piso, y después de unos minutos aparece.
Se ha recogido el pelo con una cinta, ya no lleva el vestido, en cambio viste un cortísimo short de jeans y una franelita, y lo que más me sorprende, en una mano lleva una correa de cuero, y en la otra uno de sus panties.
«Esclavo de mierda, vas a recibir una lección, te estoy encargando mi cuarto, mi baño y debes saber que ese honor se lo debes a mi amiga.
Con este cinturón vas a ir conociendo mi autoridad, y aprenderás que no acepto las cosas a medias, vas a agradecerme esta disciplina que te hará un esclavo más eficiente.
«Coloca la cabeza sobre las manos y levanta el culo, ya!»Así lo hago y entonces siento que abre mi boca e introduce sus pantaletas en ella, hasta el fondo.
«Las encontré en el closet, sucias, chúpalas perro... luego las lavarás»
Siento un fuerte golpe en las nalgas y un ardor intenso, al tiempo que la oigo:
«Demoraste más de una hora, es demasiado..»
Siento otro golpe fuerte en la otra...» no veo mis pantuflas cerca de la cama»....seguido de otro golpe: « Mis zapatos no están relucientes»...
El dolor aumenta y me siento avergonzado, mi Ama está furiosa...
«No me importa si no lo sabías...ahora nunca lo olvidarás..Las almohadas se colocan sobre, no bajo las sábanas...»Continúa durante un rato que me parece una eternidad...
Ya mis nalgas deben estar encendidas, mi Ama jadea por el esfuerzo, y de reojo la veo, bella, sudorosa . Se detiene a observarme y me ordena:» Voltéate en el suelo, perro, cierra la boca, y observa»
Se baja el short, no lleva nada debajo, tiene una gruta bella, rasurada, por los costados y sólo unos pelos rubios en la parte superior.
Debe haberle dedicado bastante tiempo a su cuidado, es pequeña, sus labios rosaditos.
Abre sus piernas cada una a un costado y entonces siento su líquido caliente proveniente de su agujerito, bañándome todo el cuerpo, de la cara hacia abajo.
Me mira mientras lo hace, en su cara refleja la satisfacción del dominio total y la humillación infligida
.Recorre mi cuerpo de arriba hacia abajo, mientras me observa, y el calorcito lo siento agradable y excitante, además del panorama de mi Ama expuesta, hacen que mi miembro se endurezca, no obstante la humillación de haber sido bañado con sus orines.
Al terminar, me quita sus panties de la boca,.se sienta sobre mi cara y me ordena: «Límpiame bien, imbécil, espero que esa lengua te sirva para algo»
No esperaba este premio después de los azotes, y agradecido chupo sus labios, subo al clítoris,metiendo luego mi lengua alternativamente, hasta absorber su humedad.
Está excitada, mojada y sabe a gloria...
Mi miembro se levanta otra vez, agradecido...Al ver mi reacción, se levanta, se sube el short, abre la llave de la ducha, y sustituye el calorcito de su líquido por agua fría, que me cae en un torrente.
Me ha castigado y premiado en unos breves momentos, es incomprensible, pero excitante y maravillosa.
«Ahora, te levantas, me lavas los panties, los pones a secar en el lavadero, ,te pones short y franela, bajas al Restaurant y me traes una comida.
No te seques, ni te peines, quiero que bajes mojado y sientas mi poder mientras lo haces.
Y recuerda, sólo short y franela, sin interior, ni medias.
«Quiero espaguettis es salsa, en una porción grande.. , y jugo natural, en tamaño grande también.
Me traes pan en rebanadas, fresco, no duro, entendiste?»
Y lo quiero servido en la mesa dentro de 35 minutos, mientras me cambio.»
Antes de salir, llevo mis cosas de criada con el tapón, cerca al lavadero, porque pienso que tendré que usarlos y no debo dejarlos en su cuarto.
Bajo al Restaurant del Hotel, y discretamente, un poco apenado por mi facha, hago el pedido.
Toma 25 minutos exactos el entregarme la comida, que va en una bandeja muy bonita, con cubiertos, servilletas, sal, aceite, el vaso y lo demás.
Tomo el ascensor y no puedo evitar las miradas de los huéspedes, pero en fin, ya pronto llegaré.

Al entrar al cuarto, que había dejado abierto previamente, me dirijo con la bandeja pasando por las puertas de acceso del hall, hacia la mesita para una persona, cerca de la cocina, y deposito allí todo, colocándo cuidadosamente los cubiertos en orden, las servilletas, y todo el conjunto.
Tapo todo con una cubierta de vidrio,para guardar el calor, previniendo una demora de mi Ama.
Escucho una palmada proveniente del cuarto, y me dirijo hacia allí, mi Ama me llama..

Se encuentra en la ducha, y desde allí me grita:»Toalla, esclavo...»
Corro con el paño en las manos, me acerco y la veo totalmente desnuda, su piel con pecas tiene varios tonos, dorados por la exposición a la playa.
La seco mientras me observa muy seria, se envuelve en la toalla y me ordena:
«Me colocas una falda larga, con abertura a los costados sobre la cama, y una franela corta, sin pantaletas...buscalas bien..debes conocer todo en mi closet..es tu deber, mucama..
«Y mis sandalias de tacón bajo, abiertas adelante, las pones en el suelo»
Una vez que tengas todo listo en la cama, me esperas arrodillado, al pie de mi tocador por si te necesito mientras me maquillo...Corre...!»me dice dando otra palmada.
Se queda un rato en el baño, cepillándose el pelo y perfumándose mientras yo cumplo sus órdenes yendo del closet a la cama.
Tardo un poco por los nervios, hasta que encuentro lo que me pidió, espero que sea según sus deseos.
No quiero enojarla, recuerdo al moverme sus correazos, mis nalgas están muy adoloridas todavía.
Me estoy empezando a arrodillar, cuando viene del baño y se sienta frente al tocador.Mira sus cosas sobre la cama y parece satisfecha.
No me atrevo a observarla,miro a sus pies como es su orden, pero de reojo siento que busca en los cajones que arreglé hasta encontrar su lápiz labial, y algo de rimmel para los ojos.
Parece olvidarse de mi presencia por un rato mientras se concentra en su rostro
.Al rato, se dirige hacia mí:»Anda al baño, esclavo, búscame el cepillo del pelo «.
Al levantarme, observa que aún visto el short y la franela y me llama: «Ven acá, perro imbécil...quítate esa ropa, no debes estar vestido a no ser de criada en mi presencia..acércate..»
Llego hasta ella y siento una fuerte cachetada en una mejilla sin previo aviso.
«Desnúdate, te pones el delantal y los zapatos porque me vas a atender en el comedor..ahora, corre por el cepillo»
Me quito el short y la franela, los llevo en la mano y busco el cepillo en el baño.
Lo llevo, y me arrodillo mientras se retoca el cabello, esperando oportunidad de guardar la ropa en otra parte, y buscar el delantal y los zapatos.
Al verme, me dice:»Levántate , te vistes de criada y regresas para que me vistas»
Salgo a buscar mi delantal, dejando la ropa casi mojada todavía a cambio en el lavadero.
Me coloco sólo el delantal, que me tapa de la cintura hacia abajo adelante, atrás es descubierto,con un nudo para amarrarlo.
El tapón queda en un rincón , a la espera de ser utilizado nuevamente.
Los zapatos, mi dolor de cabeza, aún cuesta colocármelos, pero por fin lo consigo y trato de llegar pronto a su presencia.
Está lista, maquillada y peinada...muy bella y fresca, con el olor de su colonia sutil y femenino,.
«Quítame la toalla,» dice dando una palmada sacándome de mi encanto.
Me levanto y la desvisto, con cuidado de no tocarla demasiado.
«La falda, primero»Se la llevo y la abro mientras va metiendo sus bellas piernas y se la ayudo a subir hasta la cintura.
«Los botones..animal..con cuidado..!» Los cierro por atrás
«Franela!» la recojo de la cama y se la ayudo a pasar sin sostén sobre su cabeza, dejándome unos segundos para admirar sus bellos senos.
Le llega hasta un poco más arriba de la cintura, dejando el ombligo al descubierto.
La falda, tallada arriba, se abre abajo, y al moverse permite observar sus piernas casi hasta el comienzo de los muslos.
Se sienta en la cama y me pide.»Ahora, las sandalias, apúrate, estúpido..aquí»
Se las llevo y me arrodillo mientras me ofrece su pie derecho.
Las coloco, cierro las hebillas, y escucho su voz:» Quítamelas otra vez, quiero calentar mis dedos en tu lengua...chúpamelos empezando por el pie derecho..»
Es un premio para mí...me encantan sus deditos, y lo hago con mucha dedicación, sintiendo excitación...mi miembro gotea bajo el delantal.
Ella lo sabe, aunque yo no se lo demuestre, creo que me conoce bien.
Paso de un pie a otro, hasta que se siente satisfecha,:»Basta!»

«Corre al comedor, quiero todo listo, ya!»
Termino de anudarle otra vez las sandalias y llego al comedor, quito la tapa de la comida, acomodo su silla y siento que se acerca.
Retiro y coloco su silla en el sitio, y corro a arrodillarme a sus pies.
«Tírate en el piso, a mis pies, perro...tienes derecho a algunas de mis sobras.. te lo has ganado, seré buena contigo...puedes ser mejor entrenado y me servirás, pero vas a conocer mucho más mi autoridad...Al piso..oiste?»

Me arrodillo, pero eso no es lo que ella desea: «Acostado, tírate boca arriba, porque vas a ser mi alfombra mientras como..aquí,,,bajo la mesa...cerdo..!»
Entiendo.Me acuesto a sus pies, un poco incómodo por la mesa, y siento entonces sus sandalias pisándome el pecho y el estómago, mientras observo desde allí, sus piernas entreabiertas, y su gruta expuesta, moviéndose al compás de su forma de comer.
Es una forma doble de tortura, ella lo sabe y lo disfruta además...
Come lentamente, cuidadosamente, moviendo a veces sus piernas con descuido, sabiendo que su esclavo la observa en esa posición, humillante ,ridícula..
Al rato, baja los pies y me ordena:
«De rodillas, otra vez...vas a comer...perro ..»
Me incorporo y arrodillo y observo que ha colocado comida entre sus piernas,abriéndolas por el espacio que permite la abertura de la falda, que es bien abierta, un poco de espaguetti y un pedazo de pan.
«Vas a comerte este espaguetti sin tocarlo con las manos, y el pan, con cuidado, con mucho cuidado lo vas a mojar introduciéndolo en mi cuca, quiero que saborees y disfrutes ese manjar.
.No quiero que toques nada con los labios, sólo con el pedazo de pan...»
Deliberadamente colocó el espaguetti muy cerca de su bella gruta, lo cual hace que al saborearlo, sienta su aroma femenino.
Debe ser para ella divertido tener este servil esclavo entre sus piernas, absorbiendo y comiendo sus sobras, sintiendo el calor de su boca muy cerca de su cuca.
Termino con los espaguettis, y queda el pedazo de pan, lo tomo cuidadosamente, meto mi boca y introduzco en su cuca, hasta donde puede llegar.
Ella se mueve graciosamente, divertida, facilitándome la labor ,abriendo un poco más las piernas.
Repito la operación unas tres veces, hasta terminar el pedazo, se mezclan el olorcito y su sabor para darle un gusto exquisito al pan: es una delicia.
«Basta..al piso, otra vez!
»Me retiro , muy excitado y apesadumbrado y vuelvo a acostarme boca arriba a sus pies, mientras termina.
Le toma un tiempo, se olvida de mí , se quita los zapatos y con sus pies limpios empieza a recorrer mi pecho y estómago, con descuido, como distraída sin motivo aparente.
Luego de un rato, decide levantarse de la mesa y dando una palmada en el aire, me trae de nuevo a la realidad.
«A trabajar, mucama. , ponme las sandalias, y luego quiero la mesa limpia, todo limpio en la cocina, guardas la bandeja y lo demás, más tarde deberás entregarlo.»
«Te espero en la habitación...ahora quiero descansar...dormir un poco..tienes 10 minutos...corre!»
Limpio la mesa, llevo todo a la cocina, lavo la bandeja, el paso, los platos, y coloco todo listo para devolverlo.
Justo los diez minutos..escucho una palmada en la habitación.
«Acércate, animal...debes mejorar, estás muy lento..» Está sentada en un sillón cerca de la cama, las piernas cruzadas, en actitud de espera.Me arrodillo a sus pies, y siento que me agarra por el pelo y me lleva la cara a sus zapatos.
«Quítame las sandalias y la falda, me arreglas la cama, prendes el televisor , y me dejas dormir una hora exacta.
Son las 3.10 de la tarde...a las 4.10 quiero que levantes la sábana cuidadosamente, busques mi cuca y me la empieces a chupar delicadamente...espero que no seas brusco, si te equivocas, tendrás más azotes en el baño...entendiste?
Quiero empezar a despertarme sintiendo tu lengua de perro, quiero que lo hagas bien, animal...es un honor que no mereces, pero me siento generosa...»
Le quito sus sandalias, la ayudo a acostar desnuda de la cintura para abajo, la tapo cuidadosamente, prendo el televisor...»
«Ahora, mientras duermo, te quitas ese estúpido delantal, los zapatos y esperas en cuatro patas,desnudo, a los pies de la cama durante una hora, como mi perro, eso eres verdad?...» Sí, mi Ama, como Ud. disponga.
Se olvida de mí, hago lo ordenado y me dispongo a esperar..pendiente del reloj que está sobre su mesita..
El tiempo pasa lenta y pesadamente, sólo se siente el ruido del televisor, estoy tan abstraído que no he sabido nada.
En mi posición humillante, pienso que estoy pasando un día que nunca olvidaré.
A mi lado, duerme una bella dama, que ahora luce diferente.
Pero ella es auténtica, sabe lo que quiere y cómo lo quiere.
Y además, está acostumbrada a tenerlo.
Y hoy, me tiene a mi, para sus caprichos. El aire acondicionado me recuerda que estoy desnudo, mientras mi dueña disfruta del calorcito que deben dar varias cobijas.Los nervios me atacan al acercarse la hora.No quiero fallar, deseo agradarla siempre, aunque aprecio y acepto todos sus castigos, tal vez así seré para ella el esclavo que desea y necesita.
Una mujer de su clase, necesita un esclavo, ojalá me acepte entre tantos más.
A las 4.09 me incorporo, empiezo a quitar las sábanas empezando por los pies.
Ella duerme boca arriba, quiso facilitar mi labor, al estar es esa posición... voy descubriendo lentamente y observando su piel con pecas y vellos amarillos muy diminutos, sus rodillas, sus muslos,
Trato de no tocarla, ya está desnuda en la parte inferior, y ante mí tengo esa cuquita pequeña, con labios rosaditos . Me apoyo con las manos en sus costados, y mi lengua toca primero los alrededores, donde ha sido cuidadosamente depilada.
Muevo la lengua, lenta, delicadamente, ella todavía duerme, pero al subir mi lengua por sus bellos labios, en ese instante, escucho un suspiro, un movimiento de sus piernas y creo que es el momento de aumentar el ritmo, subir y bajar más rápido, tratar de meterla un poco..asi lo hago, sintiendo inmediatamente un líquido blanquecino y saladito, una delicia que absorbo con gusto,.
Creo que lo hice bien, porque siento su mano apoyarse en mi cabeza, agarrándome el pelo y escucho quejidos de gusto de mi Ama.
Subo al clítoris, tomándolo entre mis labios , lo chupo, lo absorbo, lo muevo y lo lamo, lo suelto y bajo la lengua, recorriendo otra vez sus labios y su gruta.
«El clítoris, quiero que mames más así,,,es rico...» me dice, y trato de complacerla haciendolo un rato largo..
Durante un rato, mi lengua y mis labios trabajan motivados por la excitación de mi Ama.
Mi miembro gotea sobre la cama, y siento al rato los dedos de sus pies jugando con él, apretándolo, golpeándolo, oprimiéndolo.
Oprime fuertemente mi cabeza contra su gruta, y lanza un prolongado suspiro, que agradezco, porque es la culminación de mis esfuerzos..
Chupo, y lamo todo ese precioso líquido, limpiando bien su cuca, que quedo reluciente, rosadita, palpitante...
«Acércate, esclavo, es hora de ordeñarte...me has excitado y te lo has ganado...»
«Vas a darme tu leche aquí en mis tetas, luego de que me las mames, las acaricies y las calientes...prepárate...»
Llego hasta arriba, y me ordena:» Bájate de la cama, lo harás arrodillado en el suelo, como te corresponde....»
Se acerca al borde de la cama, ofreciéndome sus tetas.
«No las toques con las manos..» Vas a mamar, chupar, como lo haces, pero no me las vas a oprimir...sin mi permiso, 0k? «
Comienza...
Me apoyo cerca de la cama y empiezo por sus pezones, moviéndolos delicadamente con la lengua, mientras chupo en círculos cada una de las tetas.
Al ir aumentando la intensidad, agarro el pezón y lo que me cabe en la boca y los succiono, los absorbo todo lo posible..
Lo repito en las dos, luego voy de una a la otra, concentrado y feliz....
Son un manjar delicioso, lo disfruto cada segundo, esperando que el tiempo se detenga.
Ella se siente bien, lo veo en su cara, eso me hace motivar y mejorar, mi lengua se estimula con sus reacciones.
Le encanta que le chupen sus teticas...le encanta ser mamada y creo que no la defraudaré.
Me deja un rato a mi antojo, entrecierra los ojos y suspira...está encantada.
Al rato..regresa a su esclavo...
«Ahora, de pié, dame esa leche, la necesito en mis tetasMe agarra el miembro incorporándose y apoyándose en el respaldo de la cama, lo acerca a sus tetas, lo oprime con ambas , subiéndolo y bajándolo , luego lo suelta, explora mis bolas , aprieta mis nalgas y me ordena voltearme.
Siento sus manos apretándome las nalgas, y luego, explorando dentro de mi agujero.
Mientras me mete un dedo, con la otra mano me agarra el miembro y lo mueve caprichosamente, jugando con él..
Pasa a las bolas, las aprieta, las jala y las acaricia, mientras sigue metiéndo y sacando el dedo durante un largo rato.
Luego, me dá una palmada fortísima, me arde...y me ordena voltearme...
Mi miembro está a punto de explotar, ella lo sabe. Me volteo y ahora lo agarra fuertemente con una mano, la sube y baja desde la raíz a la cabeza, mientras con la otra prosigue ocupándose de las bolas...
Aumenta el ritmo, agarrando ahora el cuerito con tres dedos solamente, el pulgar, indice y anular, y disfruta al verlo subir y tapar la cabeza, para luego bajarlo y continuar...
Comienzo a jadear, ya mi leche viene, mis jadeos se escuchan...prepara sus tetas y en el momento en que voy a eyacular, me mete un dedo por el culo atrayéndome hacia ellas.
«Ahhhhhhhhhhh» «Grita, esclavo, termina...aquí tienes las tetas de tu Ama...»
Esa leche es mía, y la tendré cada vez que lo desee.
He estado aguantando bastante..sus teticas se empapan, mis gotas caen ahora poco a poco, todavía el dedo no sale de mi culo, ...lo va sacando lentamente...y yo termino increíblemente satisfecho y agradecido.
Me da un tiempo de espera, luego, vuelve a su papel de dueña:
«Mira mis tetas..no las dejes así...límpiame , y me ayudas a vestir...»
Corro al baño, con una pequeña toalla le limpio mi semen, luego de lo cual y después de una orden, las chupo para dejarlas relucientes.
La ayudo a vestirse nuevamente, con su falda sin panties, su franela y otra vez, sus sandalias, ya la tarde va oscureciendo y lamento que el día fuera tan corto, pero será para mí inolvidable.
«Mañana debo estar en la capital para reunión de mi Compañía.
Regresaré pasado mañana, estarás a la hora que te indique en el Aeropuerto, no llevarás interiores, ni medias, tendrás mi baño listo, y me darás un masaje para relajarme luego del baño.
«Le dirás a tu Ama, mi empleada, que veré de aumentarle sus ingresos...creo que su esclavo ha contribuído en algo...»
...»
«Serás mi esclavo siempre aquí, y le dirás a tu Ama, que si te necesita, primero debe dirigirse a mi, si me da la gana, podrás servirla, siempre que yo lo autorice,por lo menos mientras yo esté en la Ciudad.
No harás nada sin mi autorización y cada día me escribirás un mensaje a mi buzón reportándote e informándome de todo lo que te ocurra..quiero saberlo todo..eres mi propiedad y debo estar informada siempre, entendiste, animal?..» Sí mi Ama...
«Cuando yo me vaya, te encargarás de mantener mi cuarto limpio y toda la suite, mientras me ocupo de alquilar un apartamento»
«Quiero al regresar, todo en orden, y mi ropa de dormir sobre la cama, el periódico del día sobre la mesita de la sala..»
«No te olvides de mis pantuflas, en el piso, panties limpios y el baby doll...»»Cuando tenga el apartamento, lo mantendrás aseado.. debes venir todos los días, supongo lo harás en la noche..no me importa...pero si algo no me satisface, serás castigado y tendrás problemas con tu otra Ama...ella me debe responder por su esclavo...no falles, o lo lamentarás, tendrás castigo doble..»

«Cuídate las nalgas y prepáralas para mi próxima venida.
«No te garantizo que no te castigaré..si me provoca, lo haré aunque no haya motivos..me excita verte el culo rosadito y la cara suplicante...Acostúmbrate a tener ese culo listo para mí...
Es uno de mis placeres, y voy a hacer uso de mi propiedad para desahogarme...»
Ahora, te vistes rápido, me buscas unas panties, me las colocas y preparas mi maletín, para llevarme al Aeropuerto.
Corro a vestirme, feliz aunque las nalgas ahora me molestan al contacto con la ropa...
Regreso rápido y ella ya está alistando sus papeles.
Le alcanzo el maletín y su neceser de belleza...pocas cosas,,,ella siempre compra en cada lugar, por lo que veo
Salimos del Hotel, ella adelante, yo atrás con su cartera, su maletín y su neceser, ella altiva , seria y elegante....
Me señala su carro, dándome las llaves, es alquilado y lo dejará en el Aeropuerto.
Coloco las maletas en el baúl y corro a abrirle la puerta,
Se sienta sola atrás y una vez que arranco, empieza a llamar por su teléfono.
Da varias órdenes a su secretaria, para preparar su llegada..Solicita entrevistas para mañana, y llama a una de sus amigas.
Yo escucho todo lo que dice...
Le dice que ha encontrado un esclavo nuevo, que tiene madera y que va a domesticarlo mejor.
Que puede ser un esclavo permanente, porque ella así lo necesita..y me pone a la orden para cuando su amiga venga de vacaciones.
«Yo lo entrenaré mejor y ya verás que podrás disfrutarlo..es muy sumiso, dócil y con un poco de disciplina y correazos, aprenderá. Ya hoy tuvo algo de eso, pero le falta demasiado, hay tiempo y yo sabré amaestrarlo, me encanta.. .» Al decir esto, aumenta su voz para que yo la oiga...Esto es lo que me espera.., pienso, pero no me engaño, así lo quiero y lo disfrutaré...
Parece que mis días de esclavo apenas empiezan....


 

Your Ad Here
Contacto Intercambio de Enlaces