Cómo liberar tu Poder Femenino

Elise Sutton (Sobre Elise Sutton)

Artículos Sobre la Dominación feminina de Elise Sutton

¿Que es la dominación femenina?
Cómo liberar tu Poder Femenino
Psicoanálisis del hombre sumiso
La zona de sumisión
Disciplina y Castigo
Dominación Femenina no es opresión
El Arnés-Consolador
La Dominante cariñosa y la Dominante cruel
Su destino es ser totalmente cornudo y sirviente ante mi.
Reconversión matrimonial
Permanecer virgen para servir mejor
Dominar a varios hombres

Cómo liberar tu Poder Femenino

Señoras, ¿qué estais buscando en un hombre? ¿Cómo describiríais al hombre perfecto? ¿Qué tal uno que adorara el suelo que pisas? Un hombre que dedicara su energía y atención a tí todo el tiempo. Un hombre que te tratara como una Reina, te mimara, te diera masajes en los pies y por todo el cuerpo y que obtuviera más placer complaciéndote a tí que recibiéndolo él.

¿Qué tal un hombre que hiciera cualquier cosa que le dijeras, sin discusiones ni quejas? Un hombre que no sólo hiciera todas sus tareas, como cortar el césped y lavar los coches, sino que realizara también el trabajo doméstico, lavara la ropa, fuera a la compra e incluso cocinara.

¿Qué tal un hombre que te sacara a cenar a buenos restaurantes y que te colmara de regalos? Un hombre que no fuera celoso cuando hablaras o pasaras el tiempo con otro. Por encima de todo, un hombre que te amara con todo su corazón y que te viera como su Diosa.

Suena como el hombre perfecto, ¿verdad? Suena demasiado bueno para ser cierto, ¿no es así? Una fantasía, un sueño de chica adolescente e inocente.

Estoy aquí para decirte que puedes tener esa relación con ese tipo de hombre. De hecho, probablemente estás viviendo con uno que tiene el potencial de convertirse en este hombre perfecto. Ya trabajas con hombres como ese y te cruzas cada día con muchos así. Hay hombres por todas partes que tienen ese potencial e incluso el deseo de ser ese hombre perfecto que te acabo de describir.

La clave no es dónde encontrar al hombre perfecto sino cómo conocerlo. La respuesta está dentro de tí. Tienes el poder de atraer a esos hombres y adiestrarles para que se conviertan en el perfecto novio, marido o amante. Tú, como Mujer, tienes la llave.

Las Mujeres tienen poder sobre los hombres. Es algo que llevas dentro y que sólo necesitas liberarlo. Si dejaras salir ese poder de Mujer Dominante que hay en tí tendrías a los hombres suplicando servirte. Este poder puede hacer maravillas en tu vida. No sólo en tu relación, sino también en tu vida social, en tu carrera profesional y en cualquier otro aspecto de tu vida.

Ahora mismo, en nuestra sociedad, los hombres ostentan los puestos de poder y autoridad. Sin embargo, mantienen su posición engañando a las Mujeres para que les permitan ser el género dominante. La verdad es que las Mujeres son el género superior y, una vez que una Mujer libera su Poder Dominante, no hay hombre que sea capaz de resistirsele. Los hombres se convierten en sumisos y se comportan como perritos amaestrados cuando se ven frente a una Mujer poderosa. La buena noticia es que esa Mujer poderosa está en tu interior y que los hombres desean someterse a ella.

Si no me crees, permíteme que te refresque un poco la memoria. Me dirijo ahora a las Mujeres que están casadas o lo han estado antes. Recuerda cuando empezaste a salir con él. Recuerda lo sumiso que era tu futuro marido. Piénsalo. Recuerda lo cariñoso y amable que era. Recuerda cómo solía traerte flores. Habría hecho lo que quisieras y habría ido donde lo hubieras querido llevar. ¿Lo recuerdas? ¿Recuerdas lo mucho que le querías entonces?

Déjame preguntarte algo: ¿Qué ha cambiado?... Una vez que te casaste él cambió, ¿verdad? Se volvió egoísta y te ignoró. Empezó a salir por ahí con sus amigos o a ver la televisión a todas horas. Empezó por negarse a acompañarte a visitar a los amigos y a la familia, ¿verdad? No quería ir de compras contigo o a los sitios a los que una vez le había encantado ir sólo por estar cerca de tí. Todo era una pelea o una discusión, ¿verdad? Las flores y los regalos desaparecieron. Se volvío mísero y tacaño con su dinero, ¿verdad?

Y después está el sexo... El sexo solía durar toda la noche y ser tan excitante, pero ahora ha pasado a ser algo aburrido y rápido. Una vez que ha conseguido su satisfacción sexual es hora de dormir, olvidándose de tí. Después de todo, proporcionarte un orgasmo es demasiado trabajo. ¿Qué ocurrió con la pasión? ¿Qué fue del chico con el que salías?

Lo que ha ocurrido es que se ha convertido en el típico hombre. Lo que ha ocurrido es que no te diste cuenta de cómo le tenías bajo tu encanto. Tu belleza femenina y tu sexualidad le habían atrapado y se derretía por tí. Hubiera hecho cualquier cosa por tí entonces. Probablemente no te diste cuenta en aquel momento, pero tu eras la dominante y él el sumiso durante el noviazgo. No tenías que saber nada acerca de la D/s y la Dominación Femenina en aquel momento. Tu energía sexual y tu femineidad le hicieron sumiso hacía tí de forma natural. Durante un corto periodo, su masculinidad y su orgullo fueron superados por tu Poder Femenino.

Sin embargo, una vez que os casasteis, o iniciasteis una relación seria, ese orgullo masculino y las costumbres sociales le llevaron a convertirse en el dominante, tú renunciaste a ese poder y se rompió el encanto. Ahora él esperaba de tí que fueras la buena esposa y que le obedecieras. Empezó a tomar la iniciativa y se terminó la euforia para los dos.

Quiero animarte a que recuperes ese poder. Ese poder continua estando en tu interior. De hecho, sólo utilizaste una pequeña parte de tu sexualidad y de tu poder durante el noviazgo. Hay mucho más poder en tu interior y, si lo liberas, no sólo para recobrarás al hombre del que te enamoraste sino que podrás llevarlo a una total sumisión hacia tí. No sólo a él, sino a todos los que perciban tu Poder Femenino, que también estarán deseando servirte o que te temerán. Así que déjame que te diga cómo liberar a esa Tigresa que hay en tí.

Lo primero, date cuenta que eres un milagro hecho por Dios. Los hombres también son un milagro y son bellas y valiosas criaturas de Dios. Los hombres están hechos a imagen y semejanza de Dios. Sin embargo, las Mujeres son superiores a ellos. Las Mujeres son la última y más grande creación de Dios. Las Mujeres son bellas, inteligentes y sensuales. Las Mujeres son amables, bondadosas, tiernas, cariñosas y, al mismo tiempo, fuertes y capaces. Así que empieza por verte a tí misma como la Mujer Superior que eres. Siéntete bien contigo misma y abandona tu anterior imagen infravalorada. Dios no crea basura, Dios te hizo para ser especial.

Dios también te hizo para que tuvieras autoridad sobre los hombres. Dios creó a Eva para ser la ayudante de Adán. La palabra ayudante de la Biblia es la traducción de la palabra hebrea ezer, que significa quien ayuda desde una posición de autoridad. Es el mismo término que se usaba en las Escrituras para revelar cómo Dios nos ayudaría: Siempre desde una posición de fuerza y autoridad. Esa es la posición que corresponde a la Mujer sobre el hombre. Por tanto, no te veas más como alguien de segunda clase. Eres una creación poderosa y eres especial.

Seguidamente, empieza a usar tu sexualidad. No me refiero a que seas promíscua o hagas ostentación de tu sexualidad. A lo que me refiero es a que te vistas sexy y actues de forma sensual. No te vistas con vulgaridad, sino de forma elegante y sofisticada. No vayas por ahí con ropas holgadas y pantalones de chandal. Tu forma de vestir refleja la imagen que tienes de tí misma. Viste bien, lo que no tienes que identificar con que tenga que ser con ropa cara.

Calza zapatos de tacón alto siempre que puedas. Muchos hombres son fetichistas del calzado y los pies femeninos y ver a una Mujer atractiva con tacones altos los hace débiles y sumisos. Soy consciente de lo incómodos que pueden ser en algunas ocasiones y no se trata que los lleves siempre puestos pero, siempre que salgas y quieras sentirte super sexy, no olvides tus tacones altos.

También deberías tener algunas prendas de cuero. Muchos hombres son verdaderos fetichistas del cuero. Unos pantalones o una falda de cuero pueden hacerte sentir sexy y poderosa y, al mismo tiempo, hará sentir a los hombres débiles y sumisos. De nuevo, lo importante es que des una imágen sofisticada y elegante, no vulgar.

Cuida también tu apariencia, aprendiendo qué corte de pelo y estilo te sienta mejor, la forma correcta de maquillarte, las sombras que mejor van con tu color de pelo y tu cara. Si tu vestido y tu apariencia te sienta bien, te dará confianza en tí misma y eso se irradiará a tu alrededor.

Haz también ejercicio y come bien. Si necesitas perder peso, hay muchas clínicas de calidad para hacerlo y donde te pueden ayudar. No hagas uso de dietas rápidas ni pierdas peso en cortos periodos de tiempo. Ve a un endocrino y pierde peso de forma segura.

No tienes que estar escuálida. De hecho, a muchos hombres sumisos les gustan las Mujeres grandes. Sin embargo, no se trata de estar gorda y es mejor estar en buena forma. Si tienes sobrepeso y no estás en forma, no te sientas mal contigo misma ni te desanimes; puedes perder los kilos, es sólo cuestión de voluntad. Te ayudará a sentirte mejor contigo misma y, cuanto mejor te sientas física y mentalmente, más segura estarás y más energía sexual irradiarás.

También debes salir y vivir la vida. No pases todo el tiempo en casa viendo la televisión o navegando por internet. Vuelve a estudiar si te apetece, apúntate a algún club u organización que te interese. Conoce gente y conviértete en la Mujer segura que realmente eres.

Destaca en tu profesión y utiliza tu sexualidad y tu dominio en el lugar de trabajo para promocionarte y obtener mejores ingresos. De nuevo, no me refiero a que lo consigas a base de ir de cama en cama; me refiero a comportarte como la Mujer sensual y segura que en realidad eres. No aguantes ninguna estupidez de hombre alguno. Recuerda, tu eres superior.

Una vez hechos estos pequeños cambios y mejorada tu imagen, permite que esa naturaleza dominante aflore. Se atrevida y fuerte. Espera que lo bueno ocurra y verás como es así.

En la relación con el sumiso, empieza a dominarlo tanto dentro como fuera del dormitorio. Haz que responda al Psicoanálisis del varón sumiso. Empieza a educarlo para que sea el hombre perfecto de acuerdo a tus deseos. Exígele que dé lo mejor de sí mismo y no le permitas relajarse hacía tí y dar la relación por hecha.

Empieza a disciplinarle, pues los hombres lo necesitan. Los hombres crecen siendo disciplinados y criados por las Mujeres y, en el fondo de su corazón, todavía lo siguen deseando y necesitando; así que, aprende a disciplinarlo para educarlo mejor.

En el sexo, empieza a practicar la D/s y la Dominación Femenina. Algunas de estas prácticas te parecerán extrañas, pero son herramientas para conseguir su entrega y sumisión. Viste prendas fetichistas y usa los fetiches que tenga para tu beneficio y, al mismo tiempo, debilitarlo a él. La D/s y la Dominación Femenina alegrarán tu vida sexual, que no volverá a ser aburrida y rutinaria como antes. Si consigues superar tus inhibiciones y permites que tu sexualidad y tu dominación se liberen y se desarrollen, te sorprenderás con lo maravilloso e intenso que el sexo puede ser.

Empieza a concebir el sexo como algo para tu placer y adquiere la buena costumbre de ir prohibiéndole al sumiso los orgasmos. Si no se los permites y lo mantienes excitado y frustrado sexualmente la mayor parte del tiempo, estará mucho más motivado a servirte y obedecerte, se concentrará en tus necesidades y su excitación sexual será siempre alta. Necesitas controlar ese aspecto tan importante para controlarlo a él.

Haciendo todo esto liberarás a la Tigresa que hay en tí y tu naturaleza dominante emergerá en tu forma de ser, lo que en consecuencia hará que los hombres sean sumisos a tu alrededor y se sientan atraidos hacia tí.
 






 

Your Ad Here
Contacto Intercambio de Enlaces