Permanecer virgen para servir mejor

Elise Sutton (Sobre Elise Sutton)

Artículos Sobre la Dominación feminina de Elise Sutton

¿Que es la dominación femenina?
Cómo liberar tu Poder Femenino
Psicoanálisis del hombre sumiso
La zona de sumisión
Disciplina y Castigo
Dominación Femenina no es opresión
El Arnés-Consolador
La Dominante cariñosa y la Dominante cruel
Su destino es ser totalmente cornudo y sirviente ante mi.
Reconversión matrimonial
Permanecer virgen para servir mejor
Dominar a varios hombres

Permanecer virgen para servir mejor

Antonio T
Texto traducido de Elise Sutton.

Un saludo, Ms Sutton, le escribo desde Italia.
Hasta hace dos años vivía con mi hermana
Cristina. Estamos muy unidos; Cristina cree en la
superioridad de la mujer, lo mismo que le pasaba a
su madre. Cris conoce mis tendencias sumisas,
como las de mi padre. Nuestros padres murieron y
nosotros nos hicimos cargo de la familia. Hace dos
años conocía a Anna, una amante lesbiana de mi
hermana, tiene 34 años, mucha experiencia y es
mayor que yo, que tengo 22. Cris le pidió que me
acogiera como su criado personal, porque
pensaba que era la mejor solución para continuar
con mi educación en la superioridad de la mujer.
Desde un principio, Anna dejó bien claro que
debería permanecer absolutamente casto,
obedecerla sin objeciones y realizar el trabajo sin
necesidad de que se me ordenara.

Así que dejé mi trabajo como camarero y comencé
mi nueva vida con Anna. Durante los últimos dos
años me ha ayudado mucho a convertirme en un
auténtico sumiso y le estoy enormemente
agradecido. Lo que más aprecio de ella es su
entendible ausencia de fe en los hombres. Con su
excelente trato, Anna me ha enseñado a asumir mi
sumisión. Ella sostiene que cada hombre podría
estar al servicio de una lesbiana durante su
juventud y así podría evolucionar, bajo la guía
femenina, sin ser distraído por el sexo. Uso un
aparato de castidad porque Anna se muestra
contraria al orgasmo masculino, nunca suelto ni
una gota de semen bajo su techo. Sólo he tenido
poluciones nocturnas, y para evitar este mal hábito
utilizo pañales sanitarios sobre mi cinturón de
castidad. Anna me trata con respeto y amabilidad,
y soy muy feliz. Me deja navegar por Internet, ver
la televisión y gastar algún dinero para mí. Salimos
por ahí a restaurantes, cines, teatros y fiestas. El
año pasado estuvimos dos semanas de crucero
por el Mediterráneo. La vida con Anna es genial.
Hace tres meses, Anna me pidió que me casara
con ella, porque le convenía para su carrera
profesional (en Italia el matrimonio tradicional es
muy importante). Le dije que sí, pero siente
inquietud porque no sé si seré capaz de conseguir
el alto nivel de castidad que ella demanda. Estoy
siempre caliente, mis testículos están siempre
llenos y mi aparato de castidad es a veces
doloroso de llevar. Normalmente, tengo dos tres
poluciones nocturnas cada mes y un par de
accidentes cuando lavo su ropa interior o cuando
huelo sus panties. A ella no le importan mis
sueños húmedos, dice que están bien para limpiar
mis cañerías y que no haya necesidad de abrir el
cinturón de castidad.

Sin embargo, soy joven y me avergüenza admitir
que permanezco virgen; nunca he tenido ningún
contacto sexual con una mujer debido a las reglas
impuestas por Cris, sólo he experimentado en
secreto la masturbación hace tiempo cuando vivía
con ella, y me siento culpable por haberlo hecho.
Ahora, como marido de Anna tendré que
permanecer casto de por vida.

He suplicado muchas veces a Anna para que me
permitiera llegar, pero cree que el orgasmo puede
ser peligroso para mi actitud aunque no lo sea
para mi salud. Dice que es mejor que permanezca
virgen, porque de esa forma aprenderé
rápidamente a concentrarme en ella y alcanzaré
un alto nivel de felicidad: “Lo peor y más cruel que
puedo hacer por ti es permitirte un poco de sexo”.
Sostiene que me quiere virgen, casto y sumiso, así
que tengo que dejar de molestarla y agradecerle lo
que está haciendo. Me siento un poco culpable,
porque Anna es muy feliz ahora, y su felicidad es
más importante que unos pocos segundos de
placer animal. En el fondo de mi mente, se que
tiene razón: tengo que admitir que soy más sumiso
y respetuoso ahora que hace dos años, y que
obtengo mucho placer psicológico sirviéndola. No
puedo explicar la felicidad que siento cuando
huelo sus panties y goteo en mi pañal: el dolor que
provoca el cinturón de castidad es duro, pero el
placer es fantástico.

Temo los posibles accidentes húmedos por
encima de todo. ¿Es normal o anormal que un
hombre joven derrame esperma cuando huele los
panties de una mujer? Tengo miedo de
confesárselo a Anna por si se enfadara, porque
me prohibió lamer, besar o oler su ropa interior o sus zapatos, algo que le resulta desagradable.

Your Ad Here
Contacto Intercambio de Enlaces